MONTE HIJEDO Y EMBALSE DEL EBRO

  

Monte Hijedo y Embalse del Ebro son enclaves naturales situados a lo largo de la ”frontera” , cuando el norte de Burgos , se adentra en el sur de Cantabria a modo de península

La superficie de ambos es de unos 22,5 km de longitud y una media de 5 km. de anchura, englobando tres términos municipales: Valderredible en Cantabria y Arija y el Alfoz de Santa Gadea en Burgos.

Comienzo este escrito, localizando el lugar donde vivo, pero la naturaleza no sabe de fronteras ni de propietarios. Esa es la sensación que se tiene cuando “vives” estos espacios abiertos y la inmensidad del bosque.

El embalse del Ebro ( Zona Zepa) * es refugio de aves acuáticas y acoge cada año 4000 individuos aproximadamente. Están las que viven todo el año como el ánade friso y el somormujo lavanco, este ultimo excelente buceador que amorosamente pasea a sus crías sobre el dorso calentitas y camufladas entre las plumas… Están las que vienen de paso a repostar de sus largos viajes como las garzas reales, los cormoranes, las cigüeñas y los ruidososgansos que muchas noches me despiertan cuando pasan en organizadísima formación en punta de flecha. Hay una colonia de gaviotas que vinieron del Cantábrico a 30 km. del Embalse) y que ya llevan mas de 20 años aquí instaladas.

                    DSC00952

Para los nadadores , los amantes de la vela y piragüismo, de mayo a octubre las playas de arena blanca de sílice son un paraíso : el agua esta limpia, el fondo es de arena, a penas hay gente (me he pasado muchos días yo sola en las playas) y puedes llevar a tus mascotas a retozar por la arena.

En invierno las orillas se hielan y hay quien osa patinar. Hay un fenómeno mágico cuando comienza el deshielo: los miles de cubitos de hielo que se mecen por las olas, chocan entre si y ofrecen un concierto de campanillas de cristal.

Si caminamos 4 km en dirección sur llegaremos al Monte Hijedo. Durante todo este recorrido atravesamos praderas naturales y brezales que a finales de verano tiñen de un morado intenso el paisaje. Es aquí donde mas horas he pasado observando aves rapaces como el águila perdicera, el aguilucho cenizo, el milano negro y real,el halcón peregrino, el buitre leonado y alguna pareja de alimoches. Entre los mamíferos, lagarduña, los lirones, los tejones (por la noche, con su andar tranquilo), topos, alguna liebre y familias enteras de zorros… Aquí también pastan las domesticadas vacas y yeguas en extensivo para la producción de carne.

En primavera, en solo una hora de paseo, se pueden recolectar mas de una docena de tipos de plantas medicinales y comestibles

Y pora el final, he dejado MI PASIÓN: El bosque caducifolio del Monte Hijedo. En el, la especie dominante es el roble albar que presenta cierta afinidad con el haya con la que convive; incluso en las laderas sombrías que dan al norte ésta va desplazando al roble formando importantes concentraciones.

DSC01605

Acompañando al robledal encontramos, además, acebos de enormes dimensiones y tejos que ahora en invierno destacan sobre los demás porque conservan las hojas. Los acebos forman bosquecillos de un verde brillante sobre el cual destaca el rojo de sus frutos. Son oasis para los corzos ya que se comen los frutos y las hojas, siendo prácticamente su único alimento en los meses fríos .En cuanto a los tejos, solitarios, muchos de ellos milenarios, envuelven con sus raíces las enormes rocas. Tienen algo mágico . A buen seguro que las Anjanas, los Trasgos, los Nuberos y hasta el mismísimo Ojáncano vigilan y cuidan nuestro paso por su morada. Y es que este bosque siempre es diferente, cambia de color, de olor, se viste de acuerdo a las estaciones y sea cual sea el momento, te encanta. Lo recorren arroyos formando cascadas y pozos de remanso. Ahí viven nutrias y turones y bajan a beber gatos monteses, jabalíes y lobos. Si, lobos. He pasado nochesoyéndolos esperando verlos y en 10 años lo he conseguido dos veces. Y no es para menos, se protegen del acoso de los furtivos y ganaderos. Otra especie ya estaría extinta, pero el lobo milagrosamente sobrevive.

Nunca te sentirás solo paseando por este bosque, el oxígeno abre tus pulmones y te reconforta, oyes a tu corazón que se acelera, el crujir de las hojas a tu paso, el eco de tus pensamientos….

Todo este halo de espiritualidad ya lo sintieron nuestros antepasados que nos han dejado su legado cultural.

– Pinturas y bajorrelieves en las rocas de la Edad del Bronce.

– Necrópolis rupestres medievales orientadas al sol naciente como la de

Quintanilla de Santa Gadea.

Eremitorios e Iglesias excavadas en las rocas de la Alta Edad Media.

Profusión de arte románico.

Monasterio de Montesclaros, etc.

Algo mágico y telúrico ha de tener la zona: en la actualidad personas sensibles a los ritos y enseñanzas ancestrales han instalado en el borde del Embalse un lugar donde realizar las ceremonias purificadoras del Inipi DSC09787               oporrak 07 burgos 335

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s